25 jul. 2012

I had a dream

Anoche tuve un sueño, pero por desgracia es solo eso, un sueño.

Soñé que el pueblo, harto de que sus políticos le ninguneasen, se unía. Soñé que los medios de comunicación apoyaban este alzamiento, sin criticar a los manifestantes con insultos del tipo "perroflautas", "piojosos" y demás características que se nos suele atribuir a los que salimos de vez en cuando para protestar. Soñé que el movimiento no entendía de ideologías, que no pedían medidas de izquierdas ni medidas de derechas, solo medidas que ayudasen a que la gente no perdiese sus casas, a que los trabajos no se destruyesen y, en general, medidas que ayudarían al pueblo a mejorar su situación. Soñé que yo mismo redactaba un manifiesto en el que se exponían las críticas que se hacían.

Y el pueblo entraba en masa al congreso, siendo imposible detener a la masa enfurecida para los políticos. Un nuevo gobierno de transición se formaba y se tomaban medidas populares.

Llegaba así la democracia real que se pide desde hace tiempo y no esta pantomima que tenemos ahora en la que algunos poderosos personajes nos manejan a su antojo sin tener en cuenta ni un solo momento que es lo que queremos.

Pero por desgracia este sueño hoy día es imposible. Vivimos en una sociedad que, a pesar de que se queja mucho sobre las medidas del gobierno en las "tertulias de café", vive aborregado, esperando a que los demás se levanten por él. No somos tan luchadores como lo fueron los Tunecinos o los egipcios en la conocida "Primavera Arabe", simplemente nos dedicamos a mirar y pensar "ojalá en nuestro país algún día el pueblo tome conciencia de su situación y de que estos políticos no son los que merecemos realmente"... y de hecho en el momento en que hay un reducto de protesta, de alzamiento, son los medios y los propios ciudadanos los que se encargan de hundirlo y politizarlo (Vease el Movimiento 15-M).

Pero nada, seguiremos así, algún día saldremos de esta crisis pero otra volverá y volveremos otra vez a comernos los mocos. Una, otra y otra vez. Hasta que tal vez, un día de estos, nuestra mentalidad cambie.

PD.: No pido socialismo, comunismo, anarquismo ni ningún tipo de sistema diferente a la democracia. No pido una república ni una monarquía, solo pido un sistema justo en el que los dirigentes que votemos cumplan sus promesas y no ser rían del pueblo en su cara. Solo eso.