18 oct. 2011

Feliz 15-O

Llegó el día que llevábamos esperando meses muchas personas en todo el mundo. El 15 de Octubre de 2011 será recordado por el comienzo de una gran revolución mundial, no me cabía la menor duda antes de que fuese y ahora que lo he vivido en mis propias carnes menos.

Me reencontraría con toda esa gente que me hizo soñar en la plaza del ayuntamiento de Granada (Plaza del Carmen), esa mezcla de gente que se unía por un cambio y que tanto revuelo montó. Sabía que también me encontraría con esos medios de desinformación que al día siguiente dirían que éramos cuatro gatos y todos perro-flautas... pero eso no era importante porque hoy día cualquiera puede informarse por si mismo, ver fotos y vídeos gracias a internet y darse cuenta de que eso no es así.

Y llegó el día. Eran las 6 de la tarde y yo me encontraba en la zona donde se había acordado el inicio de la manifestación y el lugar estaba atestado, tal y como sabía que iba a pasar. Gente de todas las edades, desde niños de teta que iban con su madre hasta ancianas que se tenían que mover en silla de ruedas. Gente de todos los aspectos, algunos con camisetas de adidas, otros con camisetas negras y pelo con rastas, para que engañarnos, también había perroflautas, pero eso debería dar igual, ni todos los que fuimos éramos perro-flautas ni de extrema izquierda (Como algunos quieren hacer creer).

No voy a olvidar nunca la sensación de unidad que teníamos todos andando en dirección a la plaza del ayuntamiento, pasando por la Gran Vía... inundandola de cantos de esperanza (Porque eso es esperanza, la esperanza de que todos juntos podemos cambiar esto) y de palmas, incluso de la música de dos batucadas que había por ahí.



Al pasar delante de la subdelegación de gobierno y de los bancos se escuchaba "Ahí está la cueva de Ali-baba" y todos señalábamos hacia ellos, son los que nos han llevado a esta situación y son los que deben arreglarla sin complicarnos a nosotros la vida... y si no queda más remedio que se nos complique, pero que se les complique a ellos antes. También se oían muchos otros cánticos como "Y si de esto va el tema, soy anti-sistema" aludiendo a la calificación que nos dan en las televisiones y grupos de derecha (Vease Intereconomía). Y entre todos los cánticos destacaba uno en concreto que a mi parecer es el que mejor define la globalidad del movimiento, por el que todos los habitantes del planeta deberíamos unirnos, para que no se nos recorte ni un solo derecho: "De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue cueste lo que cueste".

No somos un grupo de niñatos. No somos un grupo de extrema izquierda. No somos cuatro gatos. Somos millones de personas en todo el mundo con ideas políticas muy variadas que queremos nuestros derechos intactos ya que no hemos hecho nada para perderlos. Estamos indignados por el resurgimiento del "despotismo ilustrado" y su lema "Todo por el pueblo pero sin el pueblo". No nos hagáis usar métodos poco ortodoxos, el pueblo es el que tiene que tener el poder, no vosotros.

El pueblo no debería tener miedo a sus gobernantes, son estos últimos los que deberían temer al pueblo... y más ahora que este ha despertado.

17 oct. 2011

Carta de un catalán desengañado

Estaba yo tranquilamente navegando por la red cuando de repente la aplicación del mail me avisó de que tenía un correo nuevo. El remitente era mi padre y el asunto rezaba "Historia de Cataluña", conociendo que mi padre no es ningún nacionalista y que cuando me manda un mail generalmente son cosas interesantes entré con bastante curiosidad. En él se narraba la historia de un Barcelonés que... bueno, os dejo mejor la carta íntegra para que la leáis vosotros mismos:


"Soy un barcelonés de 30 años que, como mi generación, creció con el Club Super 3, el Tomàtic, la Bola de Drac, la Arare, Sau, Sopa de Cabra, Els Pets, Els Caçafantasmes, “Regreso al Futuro”… Veíamos la predicción del tiempo en la TV3, con los dibujos de soles y nubes sobre un mapa de los Países Catalanes. 

En la escuela nos explicaban la historia de las cuatro barras, pintadas por el emperador franco con la sangre de Wilfredo el Velloso sobre un escudo o tela de color amarillo-dorado: así nació nuestra 
bandera (la Senyera). Los domingos por la mañana bailábamos sardanas en la plaza de la Iglesia, y daba gozo ver en un mismo círculo a los abuelos y los nietos, cogidos de la mano. En Navidad hacíamos cagar al “Tió”, y poníamos un “Caganer” con barretina en el Nacimiento. Así, disfrutábamos de una auténtica Navidad catalana como Dios manda. 

En la primavera cogíamos las Xirucas ( Chirucas , marca de calzado ], y nos íbamos a nuestros Pirineos a disfrutar de nuestras montañas y sierras, en nuestra tierra. Celebrábamos la “Diada", con ánimo de no olvidarnos de la derrota de nuestro pueblo contra Felipe V y los españoles. 

Somos un pueblo trabajador, con carácter, distinto del resto. Tenemos la Caixa, el RACC, los Mozos de Escuadra y los Ferrocarriles Catalanes. ¿Qué más queremos? Pues queremos, queremos, queremos… 

Pero la verdad no se puede ocultar siempre. Te vas de Erasmus a Londres, y descubres que existe vida fuera de nuestro pequeño planeta catalán. Que también hay trabajadores con carácter en otros territorios. Que la Caixa no es tan importante, si se compara con el Comercial Bank of China. Que solamente una ciudad como Shanghái tiene 20 millones de personas (tres veces toda Cataluña). 

Descubres la verdad: que lo de las cuatro barras de Wifredo el Velloso sólo era una leyenda, un mito, sin fundamento histórico. Ni Wifredo fue contemporáneo del emperador, ni se usaba la heráldica en ese siglo. Además, hasta la unión con Aragón, el emblema de los condes de Barcelona fue la cruz de San Jorge (una cruz de gules sobre campo de plata). 

Descubres que la sardana la inventaron en el año 1817. Fue un tal Pep Ventura, que tampoco se llamaba Pep sino José, nacido en Alcalá la Real, provincia de Jaén, e hijo de un comandante del Ejército español. Se la inventaron, porque no podía ser que la jota de Lérida o del Campo de Tarragona fuese el baile nacional. Y tampoco podía serlo el baile denominado “El Españolito”. Por eso se inventaron la sardana a comienzos del siglo XIX: para crear una identidad nacional inexistente hasta entonces. La sardana, otro mito. 

Descubres que en 1714 no hubo ninguna guerra catalana-española, que Cataluña no participó en ninguna derrota bélica. Fue una guerra entre dos candidatos a la Corona de España, vacante desde la muerte de Carlos II sin descendencia: entre un candidato de la dinastía de los Borbones (de Francia) y otro de la de Austria (de tierras germánicas). En todos los territorios de la Corona de España hubo austracistas y borbónicos: por ejemplo, Madrid, Alcalá y Toledo lucharon en el mismo bando que Barcelona. No fue, como intentan venderlo, una guerra de secesión, sino de sucesión: ningún bando aspiró nunca a romper la unidad dinástica entre Castilla y Aragón, ni la separación de Cataluña. La Diada, otro mito. 

Descubres que el “Caganer” del belén es una “tradición” que no se generaliza hasta el siglo XIX, como la sardana. Y que el “Tió” es otra milonga identitarias y absurda. La Navidad catalana, otro mito. 

Te das cuenta que [los nacionalistas] nos han tomado el pelo. No nos han educado, sino adoctrinado. Que nos han alimentado, sin darnos cuenta, de una “ideología total” que se encuentra por encima de todo y de todos. Lo abarca todo: permite pisar el derecho de las personas, modelar la Historia a su gusto, y determinar qué está bien o mal. 

Te das cuenta que [los nacionalistas] nos han adoctrinado a través de mitos, leyendas, mentiras. Que han construido o falseado una realidad, con tal de fundamentar su ideología. Intentaré poco a poco ir comentando esos mitos. Pido ayuda y la colaboración de todos, para tratar de encontrar otras mentiras. Así, [los catalanes] podremos liberarnos de esos mitos, y ser libres de verdad. 

Está claro que eso de viajar, es para algunos, una estupenda vacuna contra la estupidez y el aldeanismo"


Bueno, espero que me dejéis vuestras opiniones en los comentarios (Milagros), a mi me parece bastante interesante pero claro, puede que no esté escrita desde un punto de vista imparcial así que ahí os lo dejo para que comentéis. Saludos.

6 oct. 2011

Adios Steve.

Hoy me desperté como un día cualquiera, quien me iba a decir que mientras desayunaba me iba a enterar de una noticia que me ha pillado totalmente de imprevisto. A no ser que hayas vivido en una cueva las últimas 24 horas ya te habrás enterado de la muerte de Steve Jobs puesto que ha sido una de las noticias más comentadas del día. Su muerte le ha llegado a la temprana edad de 56 años debido a un cancer pancreático contra el que llevaba luchando desde 2003, pero no he venido aquí a comentar las cosas que se pueden leer en todos los periódicos, no.

Los hay que son más fanáticos de Apple, los hay que detestan a la marca de la manzanita mordida y también los hay que son indiferentes, pero el hombre que ha muerto hoy es mucho más que Apple. Steve fue el creador de la informática tal y como hoy la conocemos, junto con su amigo Wozniak. Fue allá por los años 70 cuando este gran genio dio sus primeros pasos en el mundo de la informática pero pegó el salto cuando en 1984 presentó el Macintosh, el primer ordenador personal que utilizaba una interfaz gráfica y que tuvo un éxito notable.

Desde ahí siguió dando avances al mundo de la tecnología. A finales de los años 80 fue expulsado de Apple pero, como él diría en su discurso en la universidad de Stanford, esto fue lo mejor que le pudo pasar. Gracias a que abandonó la empresa de la manzana su creatividad dio a luz algo a lo que todos tenemos un cariño especial: La empresa de animación Pixar. Y eso si es un hecho, Pixar nos ha marcado a muchos con clásicos como Toy Story, Bichos...

Pero Steve no paró ahí, volvió a Apple y de nuevo comienza una época dorada. Los iPod, iPhones y iPads se venden como churos mientras que los iMacs y MacBooks van abriendose paso cada vez más en un mercado que hasta hace no mucho era dominio absoluto de Microsoft y su Windows.

Creo que ahora mismo nos sentimos como se sintieron nuestros antepasados al enterarse de que Edison o Tesla, con la diferencia de que la tecnología que Steve ha inventado hoy está al alcance de todos y que las noticias vuelan con mucha más rapidez. Hemos perdido a un gran genio y sin duda alguna su legado prevalecerá durante bastante tiempo, probablemente dentro de cien años su nombre siga siendo recordado gracias a todos los avances tecnológicos que ha logrado.

Un saludo, donde estés, desde mi iMac y hasta siempre.

Os dejo a continuación el discurso que cité anteriormente de este hombre.