16 sept. 2011

Añorar la monotonía

Despertarte cada mañana a las 7:20, pidiendo tan solo que puedas cerrar los ojos cinco minutos más, con un recuerdo de ella en tu mente como un beso dulce en el amanecer. Coger tu teléfono y ver que tienes una llamada perdida de ella y devolversela o tal vez tener que dejarlo para luego de lo tarde que vas. Dar clase y a lo mejor recibir una perdida suya. Llegar a casa y llamarla por teléfono, contarle las cosas que ves por internet o ya sea hablar del tiempo. Quedar con ella y tenerla entre tus brazos, besuqueando hasta la última parte de su piel. Despedirte de ella con un "Buenas noches, te quiero".

Es la parte más dura de una ruptura, perder la costumbre de algo que llevas haciendo repetidamente durante mucho tiempo. Hoy ha sido el primer día de instituto. Cuando terminó el año pasado todavía estaba con ella y la costumbre que tengo de mirar el movil cuando me despierto para ir a clase no se me ha quitado. He ido super ilusionado a mirar el movil pero al abrirlo no he encontrado nada, como es lógico. Estúpido de mi, no sé qué pretendía encontrar.

Además de eso es viernes, día de salir. Cuando estás acostumbrado a hacer siempre lo mismo es dificil cambiarlo y por eso estoy escribiendo esto y no en la calle. Por muchos planes que tenga la mitad no me llenan, me gustaría estar con ella, como siempre he estado desde Octubre de 2009... que mal.

Hay días que uno está mejor y otros que está peor, pues hoy la cosa está así. Mañana será otro día, mejor, espero.

No hay comentarios: