8 may. 2009

¡Qué vengan ya!

Y van a por mi, me quieren cazar, si van a por mi, ¡Qué vengan ya! (¡Si tienen huevos que vengan!). Esta entrada va dedicada a todos los canis, bakalas, pijos y demás escoria social que se cree superior por el simple hecho de estar a la modita, osea.

¿Qué pasa?¿Qué mi musica son solo gritos? ¡Pues escucha gritos, maricón! ¿Qué pasa?¿Qué visto de negro?Pues come cuero, gilipollas. Y si tienes huevos de decirmelo a la cara no vas a comer solo cuero, vas a comer mas... ¡Cuero y metal! Y si no te gusta mi musica le subo el volumen hasta que te salga sangre de los timpanos.

Reggayton... ¡mariconadas! ¡Death metal! eso si que es duro. Ten huevos a estar escuchando death metal 24 horas al día y tendrás mi respeto. Y si ya es thrash metal entonces te consideraré un aliado.

Muere mientras mi bota de cuero aplasta tu craneo. Muere mientras escuchas los acordes de Kerry King o tal vez los de Dimebag Darrell (R.I.P.).

Ama, el metal tambien tiene sentimientos. Besa mientras escuchas las baladas de warcry o las de scorpions.

¡Bebe!¡Fuma! ¿Qué más dá? La vida son dos dias. Disfrutalos. Son demasiado cortos como para perderlos pensando que debes hacer y que no. Dame de beber, ¡Obus!. ¡Fuma! Mötley Crue.

Pero sobre todo, ten el metal presente en tu vida.

¡Hasta la vista!

1 comentario:

Shogun dijo...

Con una dedicatoria subliminal a alguien que yo me se ;)